¿Cómo se verá el mundo del consumidor? En los siguientes años, un cambio fundamental en la estructura de la economía global probablemente modifique la forma en que los vendedores minoristas y las marcas logran su crecimiento. Los consumidores enfrentarán limitaciones financieras, debido a lo cual, el consumo bruto y el gasto se incrementarán a un ritmo más lento que en el pasado.

Los consumidores estarán más conscientes del valor, por lo que buscarán precios bajos y evitarán gastos discrecionales -es decir, relacionados con productos que no son de primera necesidad. Dadas estas circunstancias, las marcas lograrán su crecimiento mediante ganancias en la participación en el mercado, más que simplemente agregándose a un mercado en crecimiento. Para lograrlo, tendrán que valerse de una buena gestión de marca, una mejor experiencia del consumidor y una diferenciación de los competidores con el fin de evitar una competencia de precios que los lleve a la ruina.

Las últimas crisis globales han dejado una huella imborrable en el comportamiento del consumidor, muchos de los cuales seguirán manteniendo hábitos de compra más precavidos, enfocados y selectivos. Por otra parte el fenómeno de envejecimiento de la población generará nuevas oportunidades hacia el futuro.

En pos de la juventud:

El sector más anciano de la generación de baby boomers de Estados Unidos apenas está alcanzando la edad de retiro (el sector más joven de este grupo se retirará alrededor de 2024) y su transición gradual al retiro abrirá nuevas oportunidades de abasto a una generación con una solvencia relativa y una gran disponibilidad de tiempo. Bajo el lema “Siempre jóvenes” las empresas y sus marcas pueden afianzar la relación con este importante segmento poblacional a nivel mundial.

El menú variable de los consumidores:

Probablemente uno de los cambios más marcados en el comportamiento del consumidor para los años por venir sea el cambio en el consumo de alimentos. Este cambio se vio impulsado por la creciente solvencia de la clase media de los mercados emergentes y la variable demografía de consumidores. Para el 2020  Se espera que por lo menos 70 millones de nuevos consumidores ingresen a la clase media global cada año, que serán 800 millones para el año en mención.

Aumento en los precios de los alimentos y su efecto:

Ese gran cambio en el cual ingresan 800 millones de nuevos consumidores de la clase media ingresen a los mercados globales para 2020, provocaría una presión importante sobre la producción agropecuaria y cárnica del mundo, manteniendo un alto nivel en los precios de los alimentos. Estos precios aumentaran aún más debido a la disponibilidad limitada de tierra y agua suficiente, así como la reducción del inventario de granos ocasionada por cosechas deficientes debido a la influencia del clima en diversas partes del mundo y la nueva demanda para la producción de biocombustible.Al aumentar, los precios de los alimentos redefinirán los valores del consumidor.

Promoción del consumo sustentable:

En la próxima década se requerirán patrones de producción y consumo de alimentos más sustentables para todos los productos y servicios. Para 2030 casi 2000 millones de nuevos consumidores se habrán agregado a la clase. Esta población con un mayor poder adquisitivo esperará disfrutar el estilo de vida de la clase media tradicional, por lo que también querrá poseer un automóvil y viajar por aire, así como tener hogares con aire acondicionado, aparatos eléctricos y dispositivos electrónicos. Sin embargo, un consumo mayor ocasionará menor disponibilidad de recursos.

La realidad sustentable Si bien el ritmo y grado de comportamiento sustentable diferirá según la región, los consumidores actuales cada vez están más conscientes de los grandes retos que enfrenta el mundo en materia de sustentabilidad.

El papel esencial de los negocios:

Los consumidores están siendo participantes más activos en la creación de una economía más sustentable, y más conscientes del gran reto de sustentabilidad que enfrenta el mundo. Para los próximos diez años más consumidores habrán adoptado un comportamiento sustentable en sus vidas, ya sea que esto signifique reciclar rutinariamente o buscar productos sustentables. Un número cada vez mayor promoverá la sustentabilidad y la exigirá en los productos y prácticas.

Comunicar, conectar y socializar:

Involucrar a los consumidores, ya sea para adoptar un comportamiento más sustentable o sólo comprar más productos y servicios, no sólo consistirá en hacer mercadotecnia y comunicarse con ellos, sino establecer un vínculo y socializar.

La revolución social y los consumidores Sin embargo, la verdadera revolución ha sido la utilización de “internet para conectarse entre sí en formas nuevas y crecientemente interminables” (Kozinets, 2010). Las tecnologías y herramientas de medios sociales como Facebook, Twitter y blogs, han brindado a los consumidores una plataforma masiva que no sólo sirve para transmitir información entre cada participante sino para interactuar y socializar.

En definitiva como consumidores hemos visto grandes cambios conductuales, muchos de los cuales evidencian cómo el mundo es un lugar cada vez más hostil, hiperconectado, globalizado, con economías en crisis, con una era de incertidumbre que hace que los hábitos de consumo cambien continuamente y drásticamente.  Sin duda alguna, los retos para los próximos diez años serán enormes. Los consumidores no sólo están cambiando, sino que lo están haciendo con rapidez. Sin embargo, las compañías que participen en el proceso de cambio, que sigan siendo ágiles y se muestren atentas con todos sus participantes, tendrán más probabilidades de conservar su importancia y atraer el interés de los consumidores, además de ser diferenciadas positivamente en el mercado.

y la pregunta final para tí es ¿Cómo serás en el mundo del futuro como consumidor?

 

Espero compartas este post con aquellos que les interesa este topic de cambios del consumidor.

Saludos

Anuncios