El estado de ánimo de las personas tiene un impacto directo en su comportamiento y hábitos de compra. ¿Será posible diseñarlo haciendo uso de los principios de Neuromarketing?

Estamos en un momento en el que las personas ya no compran productos o servicios, sino que se encuentran a la caza de experiencias. La mejor manera de “hacer experimentar” a los compradores es por medio de los sentidos.

Si apelamos a los sentidos, no muy lejos hacen su aparición las emociones. Las emociones tienen un carácter más fugaz, si se las compara con el estado de ánimo, pero definitivamente influyen en este.

 

Manipular el ambiente para modificar el estado de ánimo

Las grandes cadenas de ventas al por menor desde hace mucho han optado por controlar cada aspecto del ambiente para impactar en la experiencia del comprador. Esto se traduce en muchas ocasiones en un incremento en las ventas.

Hay quienes incluso han aplicado algunos principios de neuromarketing en el diseño, sin siquiera saberlo. En el momento que se intenta apelar a los sentidos para generar estados de ánimo específicos en los clientes, se manipula el ambiente.

Hay tres elementos que son los más utilizados en esta línea: el olor, el sonido y los aspectos visuales.

 

El olor

Empecemos con el olor. El sentido del olfato es catalogado como el sentido que más emociones despierta. Esto por su ruta directa al cerebro, sin pasar por filtros y su conexión con la memoria.

Resultado de imagen para oler gif animado

El olor en el ambiente de una tienda afecta el estado de ánimo de los compradores, impactando en las ventas y en las posibilidades de que ese determinado comprador regrese o no. Aún si nunca te detienes a pensar si te resulta o no agradable el olor, tu inconsciente lo interpreta y actúas en concordancia.

 

En este estudio (http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0148296306001299), se demostró que cuando se utilizaban “aromas femeninos”, tales como vainilla, las ventas de ropa para mujer se duplicaron. Lo mismo ocurría con la ropa para hombres si se utilizaba un “aroma masculino”.

Incluso hay firmas de marketing olfativo, como Scent Air, que su único propósito es ayudar a las marcas a sacar el máximo provecho de los aromas.

 

La vista y el oído:

En un estudio realizado en 2014 en restaurante holandeses, la iluminación y la música del lugar fue manipulada deliberadamente mientras se monitorea el comportamiento de los comensales.

Resultado de imagen para tocando musica gif

Sus autores demostraron que la música puede afectar la percepción, sentimientos y el patrón de compra de los clientes, influenciando en su estado de ánimo. En total, el gasto se incrementó en 20% cuando se ambientaba el lugar con música clásica, en contraposición a música Pop o Jazz. Las personas se sentían más cómodas, felices y calmadas. Incluso, la evaluación de lugar y servicio se incrementó en estas circunstancias, porque el humor de los comensales era más positivo.

Algo distinto pasó con la luz, mientras las personas se sentían de mejor humor con iluminación roja y menos cómodas con iluminación amarilla: Pero la segunda opción llevó a un incremento de gasto del 5%.

También es importante mencionar que cuando de productos de entretenimiento se trata, la mejor iluminación será la luz de día natural. Ésta hace que las personas se sientan más dispuestas a pagar.

La psicología del comportamiento ha demostrado como las estaciones del año y el clima afectan el estado de ánimo y, en consecuencia, el comportamiento. Gastamos más cuando el día está soleado, aún si el producto no tiene absolutamente ninguna uso relacionado con el clima.

Si bien modular el clima exterior no es algo posible, sí que podemos generar un clima propio dentro de nuestro espacio. Imagina incluir videos y fotografías de ambientes soleados, también enfocar tus ofertas durante los meses de mejor clima.

 

Estos son solo algunos ejemplos que nos demuestras que sí podemos modificar las condiciones ambientales para generar un impacto en el estado de ánimo de nuestros clientes. Sin embargo, es importante destacar que el estado de ánimo, al ser más duradero que las emociones, no responde únicamente a un estímulo.

La respuesta se encuentra en apuntar a la multisensorialidad y cuidar cada aspecto de la experiencia de compra. Desde el ambiente, hasta la atención al cliente.

En definitiva los productos y marcas se vinculan con los consumidores por medio de los sentidos, los cuales a su vez se conectan con las emociones, creando una sinergia que genera una relación perdurable que impulsa las estrategias de mercadeo, porque aquello que nos emociona difícilmente se olvida y aquello que no se olvida siempre está presente para comprarlo.

 

Información retomada de Neuromarketing LATAM

Espero compartas el post, que sigas leyendo informarketing, un encuentro online con información que a tí te interesa.

 

Anuncios