Las historias han estado presentes desde el origen de la humanidad, se han convertido en la forma  en que se conectan las personas, y sobretodo, desde el punto de vista de mercadeo, como las empresas se conectan con sus consumidores. Las historias son más relevantes que los gráficos, que las estadísticas, es un concepto ancestral que construye emoción y empatía con la audiencia.

La pregunta sigue siendo: ¿por qué las historias funcionan tan bien? ¿Por qué se quedan con nosotros mucho después de que el discurso ha terminado, como con las parábolas y las bromas que repetimos una y otra vez? ¿Qué partes de nuestro cerebro están específicamente afinadas para recibir esas señales?.

Nuestro cerebro ha estado en contacto con historias por 40000 millones de años, fue nuestro primer método de comunicación, la esencia como iniciamos a procesar información e iluminan nuestro cerebro de una forma diferente.

Resultado de imagen para storytelling marketing

imagen obtenida de www.SEOPressor

“Las investigaciones demuestran que nuestros cerebros no están preparados para entender la lógica o retener los hechos durante mucho tiempo. Nuestros cerebros están conectados para entender y retener historias. Una historia es un viaje que mueve al oyente, y cuando el oyente continúa ese viaje, se sienten diferentes y el resultado es persuasión y a veces acción “. Jennifer Aaker, profesora de marketing en la Stanford’s Graduate School of Business

The Neuroscience of Storytelling

De hecho el storytelling activa zonas de nuestro cerebro que únicamente se activan cuando se está viviendo una experiencia, nosotros entendemos de mejor forma la riqueza y complejidad de una historia, más que el hecho de procesar datos e información. Los datos pueden representar la sinopsis de la película, y la historia el ir  a ver la película en IMAX, con asientos en movimiento.

Entonces la pregunta es, cómo la neurociencia influencia la construcción de historias, para lograr atraer a la audiencia target. Las historias se pueden construir en dos caminos.

La historia fundamentada en el poder verbal: Historias cortas, al inicio y al final de la comunicación con su audiencia, metáforas, experiencias, parábolas conectan de una forma poderosa a las personas.

La historia fundamentada en el poder escrito + verbal: Cuente su historia con un contenido que la sustente, que conecte su discurso con su presentación, somos neuroradores, nuestra esencia es comunicarnos, entonces hazlo de una forma en la que tu audiencia no pueda escapar.

Ahora bien construir historias que logren esa conexión necesaria para lograr que nuestra audiencia capte y recuerde el mensaje no es tarea fácil, por tal motivo se recomiendan tres pasos con los que se puede influenciar a partir de la aplicación de la neurociencia aplicada al storytelling.

 

1.Identificar que lo que te mueve:

Cuál es la historia detrás de su negocio, su pasión, su año que le trajo a esta situación? ¿Quién o qué te inspira?, todo nace a partir de algo, de un pensamiento, de un hecho, se deben contar de una forma real, verdadera y que genere empatía.

 

 2.Entender a su público:

Muchas veces se realizan presentaciones corporativas, con personas acostumbradas a  recibir datos, cifras y gráficas, existe un propósito, pero depende de usted de conectar  de una forma diferente con otras personas, así sean aquellos que tomen decisiones. Cuente la historia que ellos quieren oír.

 3.Considerar una estructura:

Identifique la estructura de su narración, cuente los detalles, cree un protagonista, conecte imágenes del pasado con el futuro, relacione temas que demuestren su capacidad de conectar a su audiencia con diferentes detalles que la envuelvan y que hagan que recuerden el mensaje de su historia y más aún, que se lo lleven consigo.

y  no olvide este importante hecho,  las historias son contadas por personas, para personas, se conectan desde las sensaciones, se hacen fuertes desde las emociones y se vuelven memorables desde los detalles.

Espero que este post  te haya dejado el contenido que buscabas, no te olvides en compartirlo, en comentarlo y si aún no te suscribes, qué esperas para hacerlo.

Anuncios