“Creo que las emociones influencian las ideas en cuanto que mis sentimientos ahora están influenciando lo que pienso” Leslie Greenberg, psicoterapeuta y sus investigaciones se centran principalmente en la terapia focalizada en las emociones.

Las emociones y sentimientos tienen un papel crucial en los procesos de Creatividad e Innovación.

Pocas empresas o individuos son conscientes de su relevancia y menos aún utilizan intencionadamente estrategias de gestión de la dimensión emocional en sus proyectos creativos.

Más efectivo incluso que un equipo que sepa utilizar todas las técnicas de creatividad, es aquel que sabe cómo integrar sus emociones.
Las emociones, sentimientos, deseos, afectos, motivaciones, están presentes en todas las facetas de nuestra vida y en todo grupo humano. La vieja creencia de que en el trabajo profesional serio no hay cabida a la dimensión emocional es ingenua y perjudicial. Son los factores invisibles que determinan si un proyecto de innovación funciona mal, bien o mejor aún.

Como principal aliado tenemos la pasión, el deseo de utilizar parámetros y métodos creativos. Pese a ser algo tan obvio, pocos responsables realizan deliberadamente acciones para fortalecer la motivación intrínseca de las personas de las que espera unos resultados excepcionales.
En el otro lado del campo tenemos las experiencias emocionales que nos complican el éxito, entre otras la vergüenza, la ansiedad, la desmotivación y su líder el miedo.

Podemos tener grandes  expertos en gestión de la innovación pero encontrarnos con la falta de participación de unos equipos poco motivados, dominar a la perfección el “scamper” pero no atrevernos a decir nuestras ideas en público, estar ilusionados por un proyecto y dejarlo a medias porque no hemos sabido superar una frustración, afincarse eternamente en él “no tenemos tiempo para la creatividad” o tener una gran oportunidad en nuestras manos con todos los recursos disponibles y desaprovecharla en la parálisis del temor.

Entonces cabe resaltar, que el éxito de la innovación dentro de las organizaciones, radica entonces en la gestión emocional de factor humano, entendiendo al individuo y acercarse a su dimensión emocional , para impulsarlo a desarrollar sus capacidades, teniendo en cuenta que lo rodean la ansiedad, la frustración, el miedo, que son desfavorables al trabajo creativo e innovador, pero que en contraparte existen la pasión, el amor por lo que hace, las satisfacción, el orgullo , entre otras emociones,  que son motores internos que van en beneficio de la creatividad.

Este un tema que puede tener un análisis más profundo, pero en definitiva sí te interesa el tema existe mucho contenido con el que puedes ahondar más en la emocionalidad y su correlación con la innovación.

 

Espero que lo compartas  y que sigas visitando mi blog.

Saludos

Anuncios