• FASE INICIAL

Es la fase germinal del proyecto, donde se debe reflexionar y estructurar tanto la idea de negocio como el desarrollo del producto o servicio que se vaya a ofrecer.

  • FASE TEMPRANA

En esta etapa, ya existe un producto o servicio a la venta en el mercado, y además, comienza a crearse una potencial cartera de clientes que lo están adquiriendo.

  • FASE DE CRECIMIENTO

Corresponde a la fase de crecimiento, cuando la Startup está ya definitivamente establecida y presenta una posición, relativamente, consolidada en el mercado.

En este momento, los productos y servicios se encuentran en constante evolución y los beneficios han comenzado a estabilizarse, por lo tanto, lo fundamental es ser competitivos mediante el incremento de la cuota de mercado, para ello, será muy importante controlar la estructura de costes y minimizarla al máximo.

  • FASE DE EXPANSIÓN

Llega un momento en el que la Startup debe expandirse abarcando otros mercados y segmentos económicos, definir el carácter de la empresa y los objetivos a medio y largo plazo que puede alcanzar ésta.

No obstante, es un momento especialmente delicado, donde cada movimiento o decisión debe estar bien meditada y bajo una estrategia bien definida, ya que a diferencia de las fases anteriores, un error podría provocar el hundimiento de la compañía.

  • FASE DE VENTA

Esta última fase puede o no suceder, ya que una vez la Startup ha alcanzado los objetivos empresariales marcados al comienzo de su creación, puede optarse por la venta de la misma a una empresa de mayor envergadura, o también, por la entrada en el mercado de valores.

 

Anuncios